You are here

Arte Asiático

La influencia del arte asiático se ha expandido por todo el mundo, al tratarse de un continente que se torna especialmente interesante por su diversidad geográfica, religiosa, así como por la urdimbre de manifestaciones artísticas y culturales que la identifican. Pensar en Asia es traer a la reflexión las esculturas de bronce o de hierro; es imaginarse sus cerámicas, porcelanas, terracotas, esmaltes y sus pinturas sobre seda o papel de arroz, dentro de un interminable registro de escuelas, periodos, dinastías, tendencias y países.
Por todo lo que se explica en el párrafo anterior, no es casual que China, Japón, la India y Viet Nam, están representadas en la Colección de arte asiático del Museo Nacional de Bellas Artes, con cerca de seiscientas obras, concebidas en técnicas y soportes característicos de aquellas culturas.
La Colección se ha formado con un perfil que va desde las obras adquiridas según al gusto de los grandes coleccionistas de la República; transferidas al Museo entre los años 1960 al 1983 y por las compras a particulares, posterior a la década de los ochenta.
Los conjuntos más favorecidos del tesauro del Museo Nacional proceden de China y Japón.